En materia económica son muchos los beneficios que obtendrán los tres países Honduras, Guatemala y El Salvador con la Unión Aduanera, que es una oportunidad enorme para los inversionistas, dijo la directora del Servicio de Administración de Rentas (SAR), Miriam Guzmán.

La funcionaria detalló que “estamos hablando de un territorio que sería más del 50 por ciento de lo que es el territorio del área centroamericana; un Producto Interno Bruto (PIB) sólido y un mercado que estaría ofreciendo más de 23 o 25 millones de habitantes”.

Prosiguió, que esta es una oportunidad enorme para los inversionistas porque haría, entonces, tener un mercado amplio, en el que Honduras está apuntando a ser un líder en la región.

Guzmán expresó que la oportunidad de crecimiento será importante para la zona sur de Honduras, en particular, donde los gobernantes han puesto sus ojos.

En materia fiscal, Guzmán señaló que “el tránsito de mercadería, cada vez que es mucho más ágil y rápido, estimula y reactiva el comercio, lo cual haría que por la vía de la recaudación de impuestos indirectos como es el Impuesto Sobre la Venta (ISV) nos veríamos beneficiados”.

Consideró que los beneficios son muchos y es por eso que el presidente Juan Orlando Hernández ha estado apostando a este proceso de integración.

Hecho histórico
La titular de la SAR consideró un hecho histórico la Unión Aduanera entre Honduras, Guatemala y El Salvador y destacó la cruzada que ha tenido el presidente Hernández para integrar Centroamérica para hacerla una región atractiva para los inversionistas de otras latitudes.

Asimismo, alabó la disponibilidad de El Salvador de sumarse al proceso de Unión Aduanera que de hecho ya es efectiva entre Honduras y Guatemala.

“El liderazgo del presidente Hernández hace que el resto de los presidentes de Centroamérica se reúnan para conversar sobre este proceso de integración”, concluyó.

Ministro de Seguridad de El Salvador, Mauricio Ramírez, dijo que se debe implementar más inteligencia y tecnología para adaptarse a este nuevo esquema comercial.

Ramírez y otros funcionarios acompañaron el viernes a su presidente, Salvador Sánchez Cerén, en el encuentro con los mandatarios que integran el Triángulo Norte, en El Amatillo, donde suscribieron el acuerdo de adhesión de El Salvador a la Unión Aduanera Trinacional.

Advirtió que “hoy tenemos que apoyarnos en tecnología para lo que antes hacíamos manualmente, como es el caso de revisar vehículos con mercadería o un vehículo de turismo”.

En relación al trabajo que realizan los tres países para combatir las maras y pandillas en las fronteras, Ramírez indicó que “se está trabajando de manera conjunta en varios aspectos: mantener un dispositivo de seguridad fronteriza a través de patrullajes, controles, se identifican a las personas y se comparte información”.

Detalló que “una persona que busca en un punto no habilitado, por ejemplo, huir al país vecino, si es interceptado por la Policía de ese país y si es buscado se le pone a disposición de forma inmediata al país que lo solicita”.

“Con la Unión Aduanera en aspectos de seguridad se tienen que hacer algunos cambios, dado que el trabajo de seguridad tiene que adaptarse y de alguna manera ponerse en consonancia en armonía”, señaló.

Ramírez destacó que los acuerdos bilaterales entre los países del Triángulo Norte han ayudado a mejorar los mecanismos de trabajo conjunto; se desarrollan actividades conjuntas, operativos, casos en común y eso ha ayudado a que mejore la coordinación.

Consideró que con la puesta en práctica de la Unión Aduanera “habrá que tener instituciones policiales especializadas, invertir en sistemas de comunicación, compartir información a través del uso de tecnología”.

Por su parte, el director de la SIECA, Javier Gutiérrez, manifestó que el comercio entre Honduras y Guatemala ha aumentado en 15 por ciento, y al sumarse El Salvador el tráfico vehicular de mercancías será más rápido y dinámico, señala.

“Hay que mencionar que estos resultados de la Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras, y ahora con la incorporación de El Salvador, se enmarca dentro del esfuerzo regional que se está haciendo y las expectativas son buenas”, agregó.

“Creemos que los efectos serán muy positivos y, con la incorporación de El Salvador, que se agilizará el flujo vehicular y será más dinámico”, apuntó.

Gutiérrez consideró que con este sistema se evitarán las enormes filas de vehículos en las fronteras y las mercancías se moverán “mucho más rápido”.

“No podemos tener un camión de lechugas esperando 6 o 8 horas debajo del sol tropical”, agregó el director de la SIECA, al tiempo que reflexionó que este proceso será ahora mucho más rápido y efectivo.


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA