Tecnología solar ilumina comunidades rurales


Con la implementación de proyectos hidroeléctricos, geotérmicos, parques fotovoltaicos y plantas eólicas, Honduras ha logrado revertir la matriz energética en un 61% a energía limpia, la que llega hasta las comunidades de tierra adentro que están siendo iluminadas con modernos proyectos solares.

A finales de 2017 se reportaba una inversión de $ 1,600 millones en energía solar, $300 millones por biomasa y $ 140 millones eólicas, a esto se le suma la inauguración de la primera planta geotérmica en Copán a un costo de L. 3,000 millones, así como otros proyectos que este año se están ejecutando en diferentes puntos del país, que posicionan Honduras como el primer productor de energía solar en Centroamérica.

La energía renovable está modernizando las comunidades rurales, donde actualmente el Gobierno a través del Instituto de Desarrollo Comunitario Agua y Saneamiento (IDECOAS), está ejecutando más de L. 1,000 millones en el Proyecto de Energía Renovable para el Desarrollo Rural Sostenible (Pro-Energía Rural).

El director de IDECOAS, Mario Pineda aseguró que el presidente Juan Orlando Hernández contempla convertir Honduras en uno de los países líderes en el uso de energía renovable, aprovechando de manera sostenible los recursos y reduciendo la vulnerabilidad ambiental.

Como parte de este plan energético, actualmente se está invirtiendo L. 216,634,236.00, de los cuales L. 197,741,463.00 correspondes a fondos externos y L.18,892,800.00 a nacionales, en proyectos de energía solar en comunidades rurales que no contaban con energía eléctrica, y que por las distancias es muy difícil instalar el tendido eléctrico, detalló Pineda.

Desarrollo local

El director de IDECOAS explicó que estos proyectos de células fotovoltaicas, que convierten de forma directa la luz solar en energía, se desarrollan con el apoyo financiero del Banco K-Exim de Corea del Sur, logrando beneficiar a 105,180 habitantes de 1,075 comunidades de Ocotepeque, Lempira, Copán, Intibucá, Santa Bárbara y La Paz.

A la fecha el proyecto lleva un avance de 56.7%, y ya se instalaron 998 sistemas en 107 municipios de Copán; 2,461 en 84 comunidades de Intibucá; 3,419 en 192 municipios de La Paz; 2,136 en 136 comunidades de Lempira; 316 en 54 municipios de Ocotepeque; y 2,570 en Santa Barbará habiendo un total de 11,900 células fotovoltaicas instaladas que han cambiado la vida de más de 100 mil hondureños de lugares recónditos de Honduras aseguró Pineda.

Pineda informó que actualmente Pro-Energía Rural se está implementando en 21,036 en viviendas, 416 Centros Escolares y 34 Centros de Salud de seis departamentos del occidente de Honduras.

Los proyectos de energía rural contribuyen al desarrollo de las comunidades, mejoran las condiciones de vida de las personas brindándoles acceso a servicios de electricidad sostenible lo que mejora la economía de los beneficiarios, el acceso a la educación y servicios de salud agregó.

Así lo considera Jesús Aguilar, alcalde del municipio de Chinacla, en el departamento de La Paz, donde se han instalado 391 sistemas fotovoltaicos, llevando energía eléctrica a comunidades que nunca habían tenido este servicio en sus hogares.

“Los habitantes de este municipio están contentos y agradecidos, cuando llegamos a los hogares de la gente y encendemos el foquito de luz eléctrica es una alegría que no se puede describir”, expresó Aguilar.

“Estamos agradecidos y satisfechos con Dios primero y con nuestro presidente porque esto es un gran proyecto, no lo creíamos posible porque la distancia del cableado de la ENEE no reúne los requisitos para una ampliación de la energía eléctrica en más viviendas, pero con estos paneles solares se solventa la problemática en el municipio” puntualizó el edil.

Asimismo, María Irene García destacó el beneficio que este proyecto ha llevado a su comunidad, dándoles más facilidades en las labores cotidianas y hasta en el estudio de sus hijos.
“Agradezco al gobierno y estamos muy contentos con el proyecto, le pedimos que continúe con estas acciones, ya que nos beneficia bastante en estos lugares aislados, estos paneles solares nos vienen a dar ventaja y a facilitar nuestra vida”, expresó doña María.

Líder regional

Estos proyectos de energía solar en las comunidades rurales se suman a los grandes proyectos de energía limpia puestos en marcha en Honduras en los últimos años, destacándose como uno de los países latinoamericanos en el tema de inversión e energía renovable.

Este estos se destacan tres proyectos de biomasa que generan 48.8 megavatios, cinco proyectos hidroeléctricos que generan 13.81 megavatios y 15 plantas fotovoltaicas que generan 454 megavatios.

Además, en Nacaome esta uno de los parques solares más grandes de Latinoamérica, con una capacidad instalada de 145.9 megavatios.
En mayo de este año el presidente Juan Orlando inauguró en Copán la primera planta de energía geotérmica en Honduras, la cual contó con una inversión de más de L. 3,094 millones, lo cual representa una solución innovadora, a bajo costo y sin daño colateral al medio ambiente.

Este proyecto, de capital israelí y norteamericano, pone a Honduras como referente en Latinoamérica en cuanto a la disponibilidad de inversión y seguridad jurídica para comenzar nuevos proyectos de desarrollo de servicios y productos, convirtiendo el país en tierra fértil para la generación de una industria de gran potencial y como un país ideal para inversiones de alto nivel.

De interés

En el 2015 la Red Mundial de Política Energética del Siglo21 (REN21), divulgó un informe que destaca el liderazgo hondureño en Latinoamérica en el tema de inversión en energías renovables con relación a su producto interno bruto (PIB).

Para el 2020, las autoridades de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) estiman que se llegará al 70%, con lo que se roza la meta del Plan Visión de País de elevar al 80% la tasa de participación de energía renovable en la matriz de generación eléctrica.


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA