SICA identifica prioridades previo a Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios


La cantidad de personas que están en situación de inseguridad alimentaria aguda en América Latina y el Caribe podría aumentar de 11.7 millones a 16 millones de personas como consecuencia de la pandemia. Estos datos fueron presentados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en sus siglas en inglés) durante el Primer Diálogo Regional “Sistemas Alimentarios Sostenibles: Una visión regional”.


Centroamérica, . Los países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) se encuentran en la identificación de prioridades comunes para garantizar el acceso a una alimentación adecuada, saludable y nutritiva en toda la población de la región y la resiliencia ante situaciones de emergencia o desastres provocados por los efectos del cambio climático.

El espacio se realiza en el marco del Primer Diálogo Regional “Sistemas Alimentarios Sostenibles: Una visión regional”, desarrollado a nivel ministerial previo a la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios, convocada por el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, en septiembre del presente año.

La Cumbre tiene como objetivo acordar acciones para la erradicación del hambre, la creación de sistemas alimentarios más saludables e inclusivos y la protección de la salud del planeta; además de acelerar iniciativas que mejoren la calidad de vida de las poblaciones en condiciones de malnutrición, con la ocurrencia cada vez más frecuente de la obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas a una alimentación y estilos de vida inadecuados.

El diálogo se está llevando a cabo bajo el liderazgo de la Cancillería y el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, en su calidad de Presidencia Pro Tempore (PPT) del SICA para que los países miembros puedan establecer sus prioridades, intereses, preocupaciones y retos en el marco de la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) en la región.

El Ministro de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, en su calidad de Presidente Pro Tempore del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), Luis Renato Alvarado, mencionó que el sector agrícola ha sido el que más ha sufrido ante el impacto de la pandemia, puesto que se ha reducido la comercialización de los productos y ha sido este sector el cual ha continuado produciendo los alimentos y garantizando que el comercio no se detuviera.

“Es importante reconocer que la agricultura de nuestros países está fundamentalmente en manos de la agricultura familiar que es la que produce los alimentos que llegan a la mesa de todos los ciudadanos y ciudadanas. También es necesario reconocer que cuando hablamos de resiliencia, no solo podemos hablar de resiliencia ambiental, sino que tenemos que hablar de la resiliencia económica y social de nuestros agricultores y agricultoras”, indicó.

El Secretario General del SICA, Vinicio Cerezo, manifestó “el compromiso de los gobiernos de los países miembros del SICA por fortalecer la gobernanza en seguridad alimentaria y nutricional ha sido muy destacable. Pero si bien cada uno de los países ha acumulado una valiosa experiencia y conocimiento en cuanto a sistemas alimentarios sostenibles, protección de recursos naturales y resiliencia frente al cambio climático, el enfoque regional de los sistemas alimentarios sostenibles nos brinda un valor agregado”.

También, señaló que en la Secretaría General del SICA, mediante el Programa de Sistemas de Información para la Resiliencia en Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Región (PROGRESAN-SICA), se ha promovido la importancia crítica de la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) dentro de las agendas políticas regionales, visibilizando el impacto positivo que tiene una visión sostenible y resiliente en términos alimentarios para alcanzar mayores niveles de desarrollo.



De acuerdo al Asesor Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Cambio Climático, David Nabarro, los diálogos de la Cumbre ofrecen una poderosa oportunidad para que personas de todo el mundo tengan un espacio para proponer soluciones en torno a los Sistemas Alimentarios.

“Esperamos que hoy sea posible alinear y encontrar acciones para que todos puedan trabajar juntos con actores que demuestren una unanimidad y sinergia de propósitos para que todo esto converja en lo que podría convertirse en coaliciones significativas para la acción conjunta que se extienda a lo largo de la región centroamericana y abarque a todos los que quieran hacer un aporte”.

Al respecto, el Jefe de la Oficina Regional para México, América Central y Caribe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Juan Diego Ruiz, expresó que los sistemas alimentarios a nivel regional y global están fallando y hay un deterioro acumulado en los últimos cinco años sobre la Seguridad Alimentaria y Nutricional mucho antes de la pandemia por COVID-19.

“En 2019, casi una tercera parte en América Latina se encontraba en una situación de inseguridad alimentaria y las previsiones nos indican que una situación grave de hambre afectaría a más de 67 millones de personas. Estamos fuera de la senda del cumplimento del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2. Hambre Cero que nos interpela a toda la comunidad internacional”, apuntó.

El encuentro también contó con la presencia de la Subsecretaria General de las Naciones Unidas y Coordinadora del Movimiento Scaling Up Nutrition (SUN), Gerda Verburg y el economista en jefe de la FAO, Máximo Torero.





Información relacionada

  • 1
No items to display

Galería de imágenes


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA