SICA: 7.3 millones de personas en crisis o emergencia de inseguridad alimentaria aguda en la región centroamericana


En el último análisis de inseguridad alimentaria aguda bajo el protocolo de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), El Salvador, Guatemala y Honduras registran poblaciones que se encuentran en crisis alimentaria o peor situación, y por tanto requieren acciones urgentes. Ante lo cual, los países miembros del SICA implementan el Plan de Contingencia Regional del SICA frente al Coronavirus que incluye recursos y sistemas de información vinculados a la Seguridad Alimentaria Nutricional (SAN).


Descarga información
Descarga de Material de apoyo/Infografías

Centroamérica, . En tres países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), El Salvador, Guatemala y Honduras, cerca de 7.3 millones de personas se encuentran en crisis o emergencia de inseguridad alimentaria, según informe de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), que abarca un período entre noviembre de 2020 y marzo de 2021. Esta situación se vio afectada mayormente por la pandemia COVID-19 y se agudizó por las tormentas Eta e Iota.

La CIF es un grupo de herramientas y procedimientos para clasificar la severidad de Inseguridad Alimentaria Aguda, así como Inseguridad Crónica y Desnutrición Aguda e identificar los factores claves utilizando normas internacionales, del cual el SICA forma parte junto a otros organismos nacionales, regionales e internacionales.

La situación de inseguridad alimentaria y nutricional se profundizó en algunas regiones de los tres países debido a la crisis sanitaria de la COVID-19; en el caso de Honduras y Guatemala se sumó el impacto de los huracanes Eta e Iota, que dañó cultivos de granos básicos, hortalizas y cultivos de agroexportación, provocando alza de precios, pérdida de cosechas y de ingresos económicos de las familias.

En el caso de El Salvador, según el informe, de noviembre 2020 a febrero de 2021, 684,000 personas (10 % de la población analizada) se encuentran en crisis alimentaria o peor (Fase 3 o peor de la CIF) y por tanto requieren acciones urgentes. De estas personas, 589,000 se encuentran en Crisis (Fase 3 de la CIF) y 95,000 en Emergencia (Fase 4 de la CIF). De junio a agosto de 2021, se estima que 1.04 millones estarán en crisis o emergencia de inseguridad alimentaria aguda.




En el análisis realizado en Honduras, bajo el protocolo de la CIF escala aguda, del 11 al 15 de enero de 2021, se identificó que, para el período de diciembre 2020 a marzo de 2021, 2.9 millones de hondureños (31 % de la población analizada) se encuentran en crisis o emergencia alimentaria (fase 3 o 4 de la CIF). Según proyecciones, para el período de julio a septiembre de 2021, los afectados podrían llegar a 3.3 millones de personas.



En la actualización de las afectaciones proyectadas en el período de noviembre 2020 y marzo de 2021 en Guatemala, 3.7 millones de personas (23 % de la población) se estimó que se encuentran en crisis o emergencia alimentaria (fase e y 4 de la CIF); esto es equivalente a 820 mil hogares según indicador del Censo de 2018




Abordaje integral de SAN

El Secretario General del SICA, Vinicio Cerezo ha expresado que los desafíos en inseguridad alimentaria y nutricional solo se pueden enfrentar como bloque y de forma articulada. “Para superar los retos en los próximos años es clave apoyar de forma estratégica, sistemática y focalizada a los pequeños y medianos productores agrícolas y de la pesca de la región; para que Centroamérica se consolide como una importante región productora de alimentos de forma sostenible”, ha destacado en diferentes espacios.

El Informe Global sobre Crisis Alimentaria, publicado en abril de 2020, advirtió que El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua antes de la pandemia COVID-19, poseía un incremento de la inseguridad alimentaria y nutricional de 4.4 millones de personas en condiciones de crisis o emergencia durante el 2019.

Antes de la pandemia y los huracanes Eta e Iota, Centroamérica ya enfrentaba problemas de desnutrición crónica e inseguridad alimentaria nutricional, un escenario que se volvió más complejo. Desde el SICA se está impulsando una respuesta multidimensional, para lograr un sistema agroalimentario sostenible.

Con el Plan de Contingencia Regional del SICA frente al Coronavirus, aprobado en marzo por más de US$1,900 millones, los Jefes de Estado y de Gobierno dieron una oportuna respuesta para detener el avance de la pandemia. Gracias a ese trabajo conjunto con las instancias sectoriales de la región, el plan también aborda el tema de la crisis alimentaria y nutricional de forma transversal, lo cual evitará que se profundice.




Como parte de ese Plan, el SICA cuenta con recursos y sistemas de información vinculados a la Seguridad Alimentaria Nutricional (SAN), como el Observatorio Regional de SAN, que no solo concentra indicadores, sino información relacionada a investigaciones, evidencia, políticas públicas y a la gestión del conocimiento; además, el sistema de información con indicadores geo-referenciales, refleja las alianzas con instituciones importantes como la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), y los programas Copernicus y Galileo de la Unión Europea (UE), entre otras plataformas que están disponibles a toda la población, gobiernos, academia y tomadores de decisión.

Las instancias especializadas del SICA, la Secretaría General, con el apoyo de los Socios para el Desarrollo han ejecutado acciones para fortalecer el trabajo en Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) en poblaciones vulnerables afectadas por la COVID-19 y por los huracanes Eta e Iota.





Información relacionada

  • 1
No items to display

Galería de imágenes


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA