Mensaje de la Presidencia Pro Témpore de la CCAD: MiAmbiente: Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente de Honduras en el Día de la Biodiversidad


Ministro de Ambiente y Recursos Naturales,
Ing. Elvis Rodas:

Amigas y amigos:

En 2019, y como resultado de tres años de trabajo, la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), que tiene 129 estados miembros, aprobó cuatro evaluaciones regionales sobre la diversidad biológica y servicios de los ecosistemas que abarcan las Américas, Asia y el Pacífico, África y también Europa y Asia Central; es decir, todo el planeta excepto los polos y los océanos abiertos.

En términos generales, el IPBES alertó que “la diversidad biológica continúa en declive en todas las regiones del mundo y va reduciendo significativamente la capacidad de la naturaleza de contribuir al bienestar de las personas. Esta alarmante tendencia pone en peligro las economías, los medios de vida, la seguridad alimentaria y la calidad de vida de las personas de todo el mundo”.

En lo que respecta a las Américas, el informe señaló que la riqueza de la diversidad biológica contribuye ampliamente a la calidad de vida ayudando a reducir la pobreza, a la vez que fortalece las economías y los medios de subsistencia. Y que el valor económico de las contribuciones de la naturaleza basadas en la tierra a la población de las Américas es más de 24 billones de dólares por año - equivalente al PIB de la región.

Sin embargo, el documento también señaló que “casi dos tercios -65%- de estas contribuciones están disminuyendo en un 21%. El cambio climático inducido por el hombre, que afecta la temperatura, las precipitaciones y la naturaleza de los eventos extremos, lleva cada vez más a la pérdida de la biodiversidad y a la disminución de las contribuciones de la naturaleza a las personas, empeorando el impacto de la degradación del hábitat, la contaminación, las especies invasoras y la sobreexplotación de los recursos naturales".

Hace un mes, para ser exactos el 24 de abril, el Consejo de Ministros de la CCAD, que me honro en presidir, emitimos una Declaración Pública ante la pandemia del COVID-19, en la que hicimos un llamado “a mantener el equilibrio de los ecosistemas para garantizar la provisión de sus bienes y servicios ambientales, ya que su degradación y deterioro repercute en el surgimiento de nuevas amenazas y riesgos a la seguridad humana”.

En este Día Internacional de la Diversidad Biológica, deseo retomar el lema oficial “Nuestras soluciones están en la naturaleza” y vincularlo a los aspectos más relevantes de la Declaración Ministerial, enfatizando en un mensaje aún mayor: en medio de la emergencia por el COVID 19, no debemos perder de vista la crisis ambiental que vivimos y los compromisos que como países hemos hecho para avanzar en la búsqueda de soluciones a las variadas problemáticas que enfrentamos.

La región del SICA, que incluye los países de Centroamérica y República Dominicana, posee un enorme patrimonio natural que se expresa en su alta diversidad biológica, que constituyen activos estratégicos y fundamentales para promover el desarrollo sostenible de la región, al ser la fuente de medios de vida, generación de empleo, ingresos y oportunidades de desarrollo socioeconómico de nuestra población; todo, basado en la naturaleza.

Es fundamental mantener el equilibrio de los ecosistemas para garantizar la provisión de sus bienes y servicios ambientales, ya que su degradación y deterioro repercute en el surgimiento de nuevas amenazas y riesgos a la seguridad humana. La sobreexplotación de los recursos naturales, el cambio de uso del suelo, degradación, contaminación del aire, el suelo y el agua, se suman a los fenómenos hidrometereológicos extremos derivados de la variabilidad y el cambio climático que deterioran la base de los recursos naturales, la vida silvestre y con ello la calidad de la vida de todos los seres vivos.

Estamos seguros que una gestión y manejo sostenible de la biodiversidad y los recursos naturales de la región, representa una oportunidad para mitigar y adaptarnos a los impactos sociales y económicos generados por el COVID-19 en términos de garantizar los medios de vida, la producción de alimentos para la seguridad alimentaria y la generación de empleo e ingresos, especialmente en los sectores poblacionales más vulnerables de nuestros países, especialmente la población étnica y afrodescendiente, mujeres, jóvenes y adultos mayores.

Sin duda alguna, nuestras soluciones están en la naturaleza. Como Consejo de Ministros de la CCAD hemos hecho el compromiso de dinamizar las acciones locales y territoriales de los programas ambientales nacionales y regionales para promover la generación de ingresos y recuperación de empleos en consonancia con la sostenibilidad ambiental.

En Centroamérica y República Dominicana buscamos que en el proceso de reconstrucción post COVID-19, las soluciones que se implementen sean más orientadas a conectar ecosistemas en lugar de fragmentarlos; a mantener íntegros ecosistemas en lugar de deteriorarlo; y a restaurar ecosistemas en lugar de seguirlos degradando.

La naturaleza, en su capacidad multifuncional, tiene el atributo de poder ayudarnos con soluciones a diversos problemas que enfrentamos. La naturaleza puede mitigar deslaves a través de la siembra de especies adecuadas. La naturaleza puede ayudar a evitar inundaciones a través de la siembra o el adecuado mantenimiento del bosque de manglar. La naturaleza también nos da soluciones en materia de agricultura inteligente.

En los proyectos regionales de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo buscamos aprovechar la ventaja de ser una franja de tierra bañada por dos océanos y trabajar tanto en la parte terrestre como marino-costera, aplicando soluciones basadas en la naturaleza para restaurar conectividad, adaptar basado en ecosistemas, y trabajar en la vida silvestre a través de programas de recuperación de especies y de manejo de poblaciones, entre otros temas.

Nuestros bosques, nuestros manglares y nuestros mares son albergue y a la vez fuente de nuestra rica biodiversidad y por ello es de vital importancia fortalecer el respeto y manejo adecuado de la diversidad biológica, los recursos naturales y las áreas silvestres protegidas para reducir las amenazas y riesgos a la salud humana derivada del uso y aprovechamiento irresponsable de la biodiversidad, vida silvestre y otros recursos naturales, a fin de garantizar el derecho humano al medio ambiente sano.

Región SICA 22 de mayo de 2020.


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA