La Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SG – SICA), ante los hechos acaecidos recientemente en la República de Nicaragua:


CONSIDERANDO

El preámbulo de la Declaración de Esquipulas I firmada el 25 de mayo de 1986, que en su cuarto párrafo indica “que la paz en América Central sólo puede ser fruto de un auténtico proceso democrático pluralista y participativo que implique la promoción de la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la soberanía e integridad territorial de los Estados y el derecho de todas las naciones a determinar libremente y sin injerencias externas de ninguna clase, su modelo económico, político y social, entendiéndose esta determinación como el producto de la voluntad libremente expresada por los pueblos”;

Partiendo de los principios del Protocolo de Tegucigalpa a la Carta de la Organización de Estados Centroamericanos que establecen que: “la tutela, respeto y promoción de los Derechos Humanos constituyen la base fundamental del SISTEMA DE LA INTEGRACION CENTROAMERICANA… y que la Paz, Democracia, Desarrollo y Libertad, son un todo armónico e indivisible que orientará las actuaciones de los países miembros…”;

EXPRESA:

1.- Sus condolencias al pueblo de Nicaragua por el fallecimiento de ciudadanos durante las recientes protestas, que han enlutado la paz y la tranquilidad de las familias nicaragüenses. Recordando que en su oportunidad los países firmantes de la Declaración de Esquipulas, acordaron que nuestro compromiso por la paz como Sistema de Integración Centroamericana está dirigido a la juventud “…cuyas legítimas aspiraciones de paz y justicia social, de libertad y reconciliación, fueron frustradas…” durante los años de conflicto y que después de los Acuerdos de Paz de Esquipulas hemos construido con mucho esfuerzo.
2.- Reiteramos la importancia y el convencimiento del diálogo y la concertación como vía para la superación de las diferencias. En tal sentido, saludamos la voluntad del gobierno de Nicaragua y de los sectores que conforman la sociedad nicaragüense por reafirmar su vocación de diálogo, dirigido a la búsqueda de acuerdos, estableciendo como principal objetivo la justicia social y el bienestar del pueblo, en el marco del respeto de los derechos humanos y el Estado de Derecho.
3.- Confiamos en la voluntad y disposición de la Conferencia Episcopal de Nicaragua de servir como mediador y testigo de este proceso de diálogo, procurando como señaló su Santidad el Papa Francisco “se resuelva pacíficamente y con sentido de responsabilidad”.
4.- Compartimos y reiteramos nuestra voluntad, desde la institucionalidad del SICA y de conformidad a su marco jurídico y en pertinencia a la voluntad de las partes, para colaborar en el proceso de diálogo y la ejecución de medidas para conservar la paz y el desarrollo que día a día construye el pueblo nicaragüense.

San Salvador, El Salvador, 25 de abril del 2018


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA