Marco Vinicio Cerezo Arévalo


Fuente:La Prensa Latina

San Salvador, 4 dic (EFE).- Representantes de jóvenes de Centroamérica pidieron este miércoles ser incluidos en la creación de planes de seguridad regionales y que las autoridades dejen de considerarlos como “generadores de la violencia”.

Abel Aronatégui, activista panameño y responsable de cultura de la alcaldía de Colon, señaló durante un foro que “los jóvenes no somos generadores de la violencia” ni “la fuente del desorden”.

“Las juventudes somos los entes transformadores de la violencia a la cultura de paz” y “deben tomar un rol protagónico con ideas innovadoras para poder transformar su propio entorno”, sostuvo el joven activista.

Añadió que la “clave” para acelerar la mejora de las condiciones de seguridad de Centroamérica está en la inclusión y organización de los jóvenes en sus localidades, por lo que llamó a los gobernante a llevar a este sector de la sociedad, que constituye el 35 % de la población de la región, a “espacios legítimos de consulta”.

Por su parte, Linda Emézquita, de la organización guatemalteca Jóvenes contra la Violencia, señaló que uno de los principales actores de la criminalidad en la región son las pandillas, que “han encontrado la forma de hacer rentable el negocio de la violencia”.

Las pandillas centroamericanas, principalmente en El Salvador, están formadas por jóvenes y en muchas ocasiones, según las autoridades de Seguridad, son reclutados bajo amenazas de muerte.

De acuerdo con un estudio presentado por la Embajada de Estados Unidos en El Salvador en marzo de 2017, el 62,4 % de los jóvenes que se han unido a las pandillas o “maras” en este país lo hicieron por “ocio” o “amistad”.

Emézquita sostuvo que en algunos sectores de Guatemala la juventud ha sufrido una “limpieza social” (asesinatos) únicamente por su apariencia.

Añadió que los chicos no poseen representación en los diferentes espacios de toma de decisiones de sus países, pese a que representan un importante porcentaje de la población.

Mientras, Hefer Morataya, director de seguridad democrática del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), apuntó que los Gobiernos de la región también deben atender a los jóvenes encarcelados.

“Es una deuda, es un compromiso que tiene nuestra sociedad con nuestros jóvenes privados de libertad, y hay que propiciar las condiciones para que puedan tener oportunidades de reinsertarse a la sociedad”, dijo Morataya a Efe.

Apuntó que los países del SICA impulsan programas que buscan evitar “que (los jóvenes) vuelvan a caer en ese mismo circulo vicioso” de la criminalidad.

Estas declaraciones se dieron en el marco del Foro Regional SICA 2019, denominado “Por el Desarrollo de Centroamérica: construyendo una región de oportunidades” y en el que diversos expertos discuten sobre el desarrollo de Centroamérica.

La edición 2019 hace particular énfasis en la juventud, por ellos se desarrolló el Primer Encuentro SICA Joven.

El secretario general del SICA, Vinicio Cerezo, destacó durante la inauguración del evento, que concluirá el jueves, que la “deuda histórica” de Centroamérica es el desarrollo con un “crecimiento económico suficiente, justo, participativo y equitativo” que permita “superar las desigualdades”.

También señaló que Centroamérica es la “cuarta economía de América Latina, compitiendo con Chile y solo después de Brasil, México y Colombia” con 57 millones de habitantes, el 35 % jóvenes.


Nota original de La Prensa Latina
Jóvenes de Centroamérica piden ser incluidos en creación de planes seguridad


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA