Geotermia, un bien desaprovechado


La geotermia es el recurso renovable que pondría fin a la dependencia del petróleo para la generación eléctrica, pues permite obtenerla del calor (ligado a volcanes, aguas termales, fumarolas y géiseres), almacenado bajo la superficie terrestre.

Estudios avalados por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) estiman que los volcanes de la cordillera de los Maribios le proporcionan al país un potencial de generación superior a los 1,500 megavatios, distribuidos en 12 áreas o campos geotérmicos. A la fecha solo se explotan dos: Momotombo y San Jacinto Tizate.

Los estudios geológicos comenzaron en los años cincuenta. A mediados de los ochenta inició la explotación del campo Momotombo. Actualmente su concesión la posee la empresa Ormat, que la recibió produciendo 7 megas, le invirtió 45 millones de dólares y ahora produce 28 megavatios, que entregan a la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) a un costo de 64 dólares el mega, el más bajo del mercado. La concesión vence a mediados del 2014, detalla David Stadthagen, gerente general de Ormat.

Paralelamente inició la explotación de San Jacinto Tizate. La empresa rusa Intergeotermia perforó siete pozos, pero el contexto de la época de los ochenta interfirió en la obtención de recursos para desarrollar el proyecto, que posteriormente retomó el consorcio mixto San Jacinto Power. Este también enfrentó problemas y en el 2002 la entregó a la empresa Polaris, que en 2005 instaló una pequeña planta que genera 10 megavatios.

VENCIó OBSTáCULOS

“Esta planta sirvió como prueba de concepto de que se pueden ejecutar proyectos geotérmicos en Nicaragua”, afirma José Antonio Rodríguez, gerente general de Polaris Geothermal Inc., subsidiaria en el país de Ram Power Corporation, la empresa inversora.

A Polaris también le faltó financiamiento, pero después de fusionarse con dos empresas canadienses y una estadounidense formó Ram Power Corporation, que con capital propio y préstamos de la banca multilateral y europea financia el proyecto.

Tienen una concesión por 25 años, en los que planean invertir más de 400 millones de dólares en la instalación de dos generadoras de 36 megavatios cada una. “La primera fase ya comenzó. Operamos comercialmente desde enero. La segunda entrará a finales de este año; su construcción ha avanzado en un 65 por ciento. Cuando ocurra la planta de 10 MW será retirada porque es ineficiente”, indica Rodríguez.

San Jacinto también entrega su producción a Enatrel, pero a un costo de 10 centavos de dólar por kilovatio/ hora, es decir, unos 100 dólares por megavatio, para ser distribuida por Gas Natural, con quien tienen un contrato por 25 años.


CON MUCHAS VENTAJAS

A final del 2012 este aporte cubrirá el 20 por ciento de la demanda nacional, que según el MEM oscila entre 218 y 570 megavatios. Además, contribuirá al cambio de la matriz energética del país, que depende de la generación con petróleo, cuya inestabilidad en el precio ha provocado constantes ajustes en la tarifa de electricidad.

“Nosotros desplazamos la energía de más alto costo por esta de menor costo, entonces el costo total del sistema baja”, dice Rodríguez. Sin embargo, aclara que desconoce el impacto que esto tendrá en el consumidor, porque ahí intervienen aspectos de comercialización y políticas nacionales como el subsidio, que en el futuro podría desaparecer.

Stadthagen y Rodríguez coinciden en que la producción de energía geotérmica además de limpia es muy estable. Su factor de planta (capacidad de producción al año) es del 95 por ciento, ya que no depende de factores externos, como la hidroeléctrica que depende de la lluvia, o la eólica que depende del viento.


INSTALACIóN ES MUY CARA

El gran obstáculo que el país enfrenta para desarrollar su potencial es la elevada inversión que requiere su explotación. Según Rodríguez el costo de instalación por cada megavatio ronda los 5.7 millones de dólares. Y se corren muchos riesgos, porque se perforan pozos de hasta tres mil metros de profundidad, que cuestan en promedio seis millones de dólares y muchas veces resultan inservibles porque no se encuentra el recurso.

En San Jacinto Tizate se han perforado unos 22 pozos. Solo 16 están en uso. En algunos de los que “no sirvieron”, se planea utilizar una novedosa técnica de estimulación a través de explosivos para tratar de obtener recurso. Es por ello que a pesar del gran potencial geotérmico en el mundo, actualmente se generan unos 11,000 megavatios de energía geotérmica.

Una vez instalada la maquinaria, su vida útil es de 25 años.

La experiencia de Polaris ha sido tan exitosa, que aún sin concluir la segunda etapa del proyecto San Jacinto Tizate —prevista para finales de este año— la empresa contempla la ampliación del proyecto, con la introducción de nueva tecnología.

MECANISMO DE GENERACIóN

Actualmente San Jacinto Tizate utiliza el vapor extraído del subsuelo para mover las turbinas de la planta que genera la electricidad. Pero ese vapor sale acompañado de grandes cantidades de agua, que es reinyectada en el subsuelo a razón de 200 toneladas por hora y a una temperatura de 160 grados centígrados. Con ello garantiza que el acuífero no se agote.

"Esa agua lleva todavía una cantidad de energía residual, que puede ser utilizada para producir electricidad a través de la instalación de otro tipo de tecnología que se llama ciclo binario”, explica Rodríguez.

En los próximos días Polaris iniciará la búsqueda de financiamiento para esta nueva fase del proyecto y “para finales del año podríamos estar estructurando algo para comenzar a generar en el 2014 unos 10 megavatios adicionales”, indica el gerente de Polaris.

INAUGURACIóN

Aunque desde enero la primera fase de San Jacinto Tizate comenzó a generar los 36 megavatios previstos, oficialmente mañana por la tarde quedará inaugurada esta etapa del proyecto de Polaris Geothermal Inc. Se prevé que altos representantes de la empresa privada y del Gobierno, incluido el presidente Daniel Ortega, participen en la celebración que incluirá un recorrido por las instalaciones.


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA