Casi todos los nicaragüenses tendrán acceso a energía en 2021


Las inversiones millonarias públicas y privadas incrementaron la cobertura de energía eléctrica del 54 al 94% en todo el país y para el 2021 se espera que llegue al 99 por ciento.

En el último decenio, Nicaragua registra tres hitos históricos en el sector energético: la multiplicación de la cobertura eléctrica a nivel nacional, la millonaria inversión directa en proyectos eólicos, hidroeléctricos y geotérmicos sobre todo y; la transformación paulatina de la matriz energética nacional.

“El país ha avanzado enormemente en los últimos diez años. Sin duda, el logro energético más significativo es que hoy 9 de cada 10 nicaragüenses, tienen acceso a la electricidad. Este es un cambio dramático en la economía familiar, porque por 50 años Nicaragua tuvo una cobertura de aproximadamente el 50% de la población, con acceso a la energía eléctrica”, afirmó en una entrevista a Estrategia y Negocios, César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN).

De acuerdo a cifras oficiales del Ministerio de Energía y Minas, en 2006 Nicaragua registraba una tasa de cobertura eléctrica nacional del 54%, que comprendía alrededor de 582.000 hogares conectados.

Para 2017 registró 94% de cobertura, con 1,1 millones de hogares con servicio de energía eléctrica, lo que representa un crecimiento del 40% con respecto a 2006.

Salvador Mansell, ministro de Energía y Minas, aseguró que ese crecimiento era resultado de 4.388 proyectos ejecutados acumulados, que incluyen 7.975 kilómetros de nuevas redes eléctricas.

Además, indicó que para 2021 la meta es alcanzar una tasa de cobertura eléctrica nacional del 99%.

En entrevista a E&N, Zamora -también Gerente País de Inkia Power- destacó que el sector privado ha hecho enormes inversiones en la última década para generar cambios en la matriz energética del país, estimando que podrían sumar más deUS$1.000 millones.

Agregó que esta millonaria inversión privada para transformar la matriz energética de Nicaragua empezó a hacerse realidad después del año 2005, cuando el barril de búnker saltó de un precio promedio de US$8 a US$100, entre 1999-2005. En ese contexto, Nicaragua aprobó la Ley para la Promoción de Generación Eléctrica con fuentes renovables, que otorgó una serie de incentivos fiscales a los inversionistas.

La administración del presidente Daniel Ortega (2007 a la fecha) ha respetado lo establecido en dicha Ley, provocando a juicio de Zamora, cambios en la matriz energética del país, que pasó de 85% búnker y 15% renovables, a 53% renovables y 47% búnker en el año 2017.

En efecto, de acuerdo con cifras oficiales, en 2017 la generación neta del Sistema Eléctrico Nacional sumó 4.120.335,1 MWh (Megavatios hora), de los cuales 46,7% corresponden a térmica y el resto a renovables, entre las que destacan geotérmica (16,3%), eólica (15,11%), hidroeléctrica (11,2%), biomasa (10,1%) y; solar (0,3%).

“En general, la matriz energética es bien diversa, no hay un solo componente que destaque. Eso le ha dado al país estabilidad de precios, independientemente de cómo se comporte el precio del petróleo a nivel internacional. De hecho, en los últimos dos años, la tarifa eléctrica en su conjunto se ha reducido en un 14% de lo que era hace cuatro años”, agregó Zamora.


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA