31 % de mesoamericanos sufren de inseguridad alimentaria moderada y grave


Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 56.2 millones de mesoamericanos, que representan el 31.7 %, sufren de inseguridad alimentaria moderada o grave; es decir que no reciben los productos de calidad.

El Salvador, San Salvador. Diciembre de 2019. La obesidad y el sobrepeso sigue incrementándose en todos los grupos de edad, tanto en Mesoamérica como en El Caribe, y es un problema que puede generar enfermedades no comunicables, lo que se traduce en un alto costo para la sociedad.

Son datos proporcionados por la FAO en el marco del Foro Regional SICA 2019, en el panel “Centroamérica sin hambre y sin malnutrición: ¿Cuál debe ser el enfoque para hacerlo realidad?”.

La Secretaría General del SICA realiza el 4 y 5 de diciembre el Foro Regional 2019, un espacio de diálogo, análisis y propuestas en temas claves para el desarrollo de los países que forman parte del Sistema.

De acuerdo con el Subdirector General del Departamento de Desarrollo Económico y Social de la FAO, Máximo Torero, la alimentación poco saludable es uno de los factores de riesgo principales para el desarrollo de enfermedades no transmisibles, y en donde Centroamérica tiene una tasa de 18 %.

“Para combatir este problema de sobrepeso y obesidad se tiene que hacer desde un enfoque multisectorial y multifacético, porque es un problema que afecta a todos los sectores: afecta a la agricultura por lo que se produce, afecta al comercio por lo que se exporta; afecta a salud por que lo hace en términos de enfermedades; afecta a la economía y las finanzas, porque son los que pagan en el futuro el costo de estos problemas”, aseveró Torero.

En ese sentido, explicó que una de las medidas es transformar los sistemas agropecuarios de una forma sostenible, y a su vez con una calidad nutricional en las dietas.

El Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) ha impulsado una agenda regional para llevar esta temática al más alto nivel político, que permita buscar soluciones integrales para tener una Centroamérica sin hambre y sin malnutrición.

“Hay una agenda regional, es un tema que se lleva al más alto nivel político del SICA, y existe una institucionalidad multisectorial en los distintos pilares del desarrollo de la integración centroamericana que está comprometida con este tema”, explicó la Directora del Programa de Sistemas de Información para la Resiliencia en Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Región del SICA (PROGRESAN-SICA), Patricia Palma.

Asimismo, dijo que se cuentan con políticas, programas, leyes, estrategias de trabajo, con una institucionalidad, y con mecanismos de participación de la sociedad en todas sus expresiones, como organismos no gubernamentales, universidades, sector privado, grupos indígenas y otros.

En el marco de este panel, la coordinadora de Scaling Up Nutrition Movement (Movimiento SUN), Gerda Verburg, expresó que una buena nutrición no solamente es una inversión para el cuerpo, la salud y en la productividad de las personas, sino que es una inversión en su desarrollo cognitivo.

“Estoy contenta que el SICA haya organizado este evento. Mi primera recomendación consiste en que los países se unan al SICA, y trabajen conjuntamente, porque solamente así se puede poner esto en la agenda. Si se logra invertir en la gente, en la sociedad y en el medio ambiente, el país tendrá un futuro próspero, porque entonces todo lo demás será mejor”, recalcó Verburg.




Por otra parte, el Subdirector General y Representante Regional para América Latina y el Caribe dela FAO, Julio Berdegué, acotó que para tener una Centroamérica sin hambre y sin mal nutrición “Necesitamos un compromiso político de los gobiernos, pero también de cada persona. Necesitamos hacernos cargo de un enfoque territorial y hacer un traje a la medida a las realidades de los sectores más vulnerables”.

En el panel también participó la coordinadora a nivel de Mesoamérica del Frente Parlamentario contra el Hambre, diputada al Congreso Nacional de Honduras, Teresa Cálix; la educadora y política defensora de los pueblos originarios y mujeres indígenas, Otilia Lux; y la representante de Municipalidad y Juventud del Trifinio, Onelia Odeth Díaz.

Los panelistas concluyeron que para tener una Centroamérica sin hambre y sin malnutrición es importante trabajar de forma conjunta, a través de programas estratégicos y diversificados en la región, tomando en cuentas las causas particulares de malnutrición.

Le interesará leer:

• SICA comprometido con la erradicación de la desnutrición en Centroamérica

• Ambiente y agricultura articulan esfuerzos para una agenda regional sostenible

Galería fotográfica


Boletín Informativo de la Secretaría General del SICA