Energía Solar

La energía solar es una fuente limpia de energía que mediante el uso de sistemas fotovoltaicos y/o sistemas de energía solar térmica, logra transformar las radiaciones del sol directamente en electricidad y energía para generar calor; reduciendo los costos por consumo convencional y al mismo tiempo contribuye a conservar el medio ambiente, para promover el desarrollo sostenible y el aprovechamiento de los recursos renovables en la satisfacción de las necesidades energéticas regionales.

Entre los principales proyectos del uso de la energía solar que la AEA ha apoyado a nivel regional están los proyectos de electrificación rural específicamente en comunidades rurales aisladas e islas, ya sea para iluminación y/o bombeo de agua potable, para sus actividades productivas: deshidratado de frutas, riego, refrigeración, entre otras. Contribuyendo a mejorar su calidad de vida, permitiéndoles mejorar las condiciones para la educación de niños y jóvenes, la creación de pequeñas empresas y posibilidades de entretenimiento. Esto se ha realizado a través de la dotación de equipos, estudios de factibilidad y otras herramientas a diferentes empresas privadas, ONG y cooperativas rurales, entre otras, a las que se les ha brindado el capital semilla para impulsar el desarrollo de este tipo de energía y promulgar los beneficios tanto económicos como ambientales de estas tecnologías. Todas estas aplicaciones apoyadas por la AEA han sido muy exitosas y ya se han completado sus respectivas evaluaciones técnicas y económicas, comprobándose una relación ganar-ganar para los actores involucrados en la implementación de estos proyectos.

En algunas comunidades rurales pobres se ha encontrado la necesidad de buscar un socio que apoye y guie las acciones que se realizan para la sostenibilidad del proyecto, por ejemplo una ONG u otras instituciones altruistas que ayudan a las poblaciones necesitadas.