Secretaría General

del Sistema de la Integración Centroamericana

(SG-SICA)

 

 

Discurso del Secretario General del SICA, Doctor Juan Daniel Alemán Gurdián, en la Conferencia del Grupo de Amigos de la Estrategia de Seguridad para Centroamérica

 

 

Apreciadas amigas y amigos:

 

Les agradezco profundamente el esfuerzo que han hecho en participar en esta fructífera sesión, que creo ha cumplido plenamente con sus objetivos, de cara a la Conferencia de Guatemala, del 22 y 23 de junio venideros, en la Ciudad de Guatemala.

Hemos logrado los centroamericanos nutrirnos de valiosos consejos de los amigos cooperantes, que vemos como reflejo de un compromiso de largo plazo con una estrategia, que por definición, requiere de un sustento de largo aliento, que haga posible los planes de acción y los proyectos que les dan sentido. Tenemos presente también, tareas de precisión que los amigos cooperantes nos ha ayudado a visualizar.

Tengo la convicción de que los que aquí estamos y los países y naciones que representamos, estamos comprometidos plenamente con este proceso, teniendo presente la corresponsabilidad; uno que como bien elaborada el vicecanciller Roverssi, aunque ciertamente en parte se alimentan de los desequilibrios que todavía nos afectan, lo hacen principalmente  de  fuentes  ajenas a nosotros.

 

Somos conscientes de  que la lucha que se está dando  en Centro América y que lamentablemente implican grandes y dolorosos sacrificios humanos, a los que ninguno de los centroamericanos aquí presentes somos ajenos, la damos no solamente por nuestros conciudadanos y nuestras instituciones, pero por los países de destino del flagelo, como parte sustancial de un compromiso ineludible con la humanidad y un fundamental humanismo.

 

La primera reunión del Grupo de Amigos, celebrada aquí el 14 de febrero y en la que los cooperantes aquí presentes hicieron valiosos comentarios, nos dio los elementos para mejorar la Estrategia y con ello, los planteamientos de ella derivados. Ello incluyó un replanteamiento que creemos que enriquece y simplifica.

 

 Hoy, hemos tenido la oportunidad de demostrar el compromiso tangible de todos los países en su esfuerzo incremental, según se ha dicho, por atacar el problema de la inseguridad combativa y preventivamente. Sin embargo, la naturaleza del mutante flagelo, hace necesario acudir a la cooperación internacional y buscar las alianzas que nos permitan contar con los recursos financieros y técnicos requeridos para dar la batalla y ganarla, en todos los campos y todas las circunstancias, esperamos un mínimo de pérdidas humanas. La situación de los países centroamericanos, no permite la generación interna de los recursos financieros requeridos; los recursos técnicos, simplemente no los tenemos, aunque hay valiosas y múltiples experiencias por compartir, como hoy lo vivimos al almuerzo.

 

El Plan de Acción regional, que permitirá cumplir con los objetivos y las metas de la estrategia, no reemplaza ni tiene sentido sin los programas nacionales o subregionales. Por ello, nosotros insistimos en el principio de la adicionalidad, ciertamente, dentro de patrones de coordinación, sinergia y complementariedad muy sólidos.

 

Compartimos la idea aquí mencionada de acuerdo a experiencias concretas, de que el éxito de la empresa que aquí nos ocupa, depende quizá decisivamente, del involucramiento de todos los estamentos legítimos de la sociedad, en la implementación de la estrategia; eso incluye a organizaciones de la sociedad civil, las ONG efectivas y la empresa privada, así como entidades e instancias, que ofrecen confort espiritual al Ser Humano, cuyo Bien Ser, tanto individual como social,  es el objetivo primario del esfuerzo centroamericano por reducir sustancialmente  los niveles actuales de criminalidad y violencia.

 

Nos ha gustado la propuesta de que se establezca un mecanismo de seguimiento a partir del grupo de cooperantes amigos, el que a nuestro juicio debe de convertirse también, en un apoyo al esfuerzo por dar plena vigencia a la coordinación, teniendo como marco los principios de alineamiento, armonización y apropiación, éste último sin duda presente y por consolidarse.

 

Apuntamos  a la Conferencia de Guatemala con la idea de qué, como bien dijo el delegado canadiense, no será tan solo una reunión de donantes. Es más bien una reunión de cooperantes, para construir  alianzas basadas en el logro de objetivos concretos del interés de  las partes, donde los recursos requeridos se determinarían en función a aquellos.

 

Sentimos a la comunidad internacional atenta y comprometida con la solución de los problemas de violencia e inseguridad de Centroamérica. La reunión que hoy celebramos, nos permite ser optimistas al contar con un espacio de coordinación de países y entidades socias y amigas de Centroamérica.

Agradezco a la Presidencia Pro Témpore del SICA, representada aquí por el vicecanciller de Guatemala Embajador Carlos Raúl Morales, quien va mucho más allá en el ejercicio de su liderazgo, de lo que hubiera sido mínimamente aceptable. Agradezco el apoyo de los Países Centroamericanos, todos Miembros del SICA, reflejado aquí por la presencia de distinguidos viceministros de diferentes sectores de la actividad gubernamental, diplomáticos y personal de apoyo, muestra del sentido de  apropiación, el compromiso y la convicción de que el tema requiere una acción concertada desde varios frentes. Agradezco a los países y entidades multilaterales aquí representadas y que sentimos nos acompañarán en el  arduo camino hacia el que Centro América deje de ser sitio de paso de narcóticos, identificados estos como el gran alimentador del crimen en la Región.  Mención especial hago del Banco Interamericano de Desarrollo y su liderazgo, así como su personal técnico y administrativo, cuyo involucramiento decidido, brazo a brazo con los centroamericanos, ha sido clave en llevar adelante este proceso y como sabemos seguirá siendo. A los equipos de trabajo de la Secretaría General del SICA, reconozco su valiosa contribución, plasmada con alto sentido de responsabilidad y centroamericanismo.

A todos, muchas gracias, ánimo, nos veremos posiblemente pronto y en menos de diez semanas, en la Ciudad de Guatemala.

 

Sede del BID en Washington DC, Estados Unidos, 14 de abril de 2011.